El Mercado Nunca Falla, Al Mercado Lo Destruyen

Keynesianos, estatistas, intervencionistas y totalitarios, todos por igual, suelen expresar que “el mercado falla.” Pero esa expresión es, en sí misma, marxista. Según los marcianos, existe un método alternativo al mercado para resolver el oscuro antagonismo de intereses creado por la escasez; ese método se llama comunismo o socialismo. Obviamente los marxistas, al elaborar su falsa teoría, al intentar justificar su método, necesitan de esas supuestas fallas del mercado, aunque el enunciado sea un completo sinsentido.

Qué es el mercado?. von  Mises, ha expresado varias definiciones de mercado, aunque la más amplia comprende  a toda acción humana voluntaria y espontánea:

“…The market in the broadest sense of the term is the process that encompasses all voluntary and spontaneous actions of men. It is the realm of human initiative and freedom and the soil upon which all human achievements thrive…”

Para Mises, el mercado en sí consiste de: (#) intercambios pacíficos de bienes económicos (commodities o servicios) entre las personas; (#) acuerdos mutuos entre ellos, (#) solidaridad voluntaria y espontánea de intereses con la intención de alcanzar objetivos comunes, (#) división voluntaria del trabajo para ser más productivos, (#) cooperación voluntaria para la no violencia, (#) repudio generalizado de la violencia en todas sus formas.

Intercambios pacíficos, acuerdos mutuos, solidaridad de intereses, cooperación y no violencia son los términos con los cuales Mises escribe sobre lo que verdaderamente consiste el mercado.

Obviamente, en el lenguaje de Mises, el mercado se constituye sobre los principios de la libertad individual: libertad para actuar, libertad para pensar y expresarse, libertad para acordar, libertad para excluirse, libertad para defenderse de la violencia. La libertad es condición necesaria para constituir el mercado. La libertad de los individuos es su implicancia más elemental.

Estas libertades permiten que mediante los intercambios pacíficos, los acuerdos mutuos, la solidaridad voluntaria, la división del trabajo, la cooperación y la autodefensa, los seres humanos puedan expandir indefinidamente su productividad, y así sobreponerse a esa permanente amenaza de violencia que se deriva de la escasez. Es el mercado, lo que permite satisfacer lo mejor posible las necesidades de subsistencia . Es el mercado, lo que permite el desarrollo permanente en la condición humana. El mercado es el principal factor del éxito económico de nuestra especie.

Las restricciones arbitrarias, impuestas por algunos individuos, a la libertad, literalmente destruye al mercado. Las restricciones, promueven apropiaciones violentas, destruyen acuerdos pacíficos, imposibilitan el logro solidario de objetivos, obstaculizan la espontánea y voluntaria división del trabajo, eliminan la cooperación y deja a los hombres desprovistos de autodefensa y sometidos a la violencia.

No existe eso que se presenta como fallas de mercado. Al mercado lo destruyen quienes vulneran las libertades de los individuos. Aplicando estas violaciones, se priva a la humanidad toda de utilizar el único método exitoso que dispone para sobreponerse a las inclementes consecuencias derivadas de la escasez. Estas violaciones generan las condiciones para expandir la pobreza y promover toda clase de violencia y miseria. El Mercado Nunca Falla, Al Mercado lo Destruyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *