Fundamentos Económicos de la Libertad

Según Bastiat, la vida -física, intelectual y moral- del hombre, es un regalo Divino. El Creador le dió al ser humano la responsabilidad de preservar, mejorar y perfeccionar su vida. Para el cumplimiento de esta tarea, Dios liberó al hombre en la naturaleza y le otorgó sus aptitudes, además del derecho a disponer plenamente de ellas y de sus frutos. Un ser humano es libre, siempre que puede disponer voluntaria y pacíficamente de esas aptitudes en el ejercicio de su responsabilidad. La voluntad y la paz, son prerrequisitos básicos de la libertad. El ser humano pierda su libertad, cuando se obstruyen sus acciones o se agrede su vida. ¿Cuáles son las implicancias económicas de la obstrucción y la agresión?.

Cuando se obstruyen las acciones para la producción e intercambio pacífico de bienes económicos ya sea, por ejemplo, regulando los precios o restringiendo actividades productivas y comerciales, entonces las mejoras que se obtienen son mucho más limitadas en comparación a lo que ocurre bajo condiciones de libertad. Se produce menor cantidad de cada bien, los bienes son de menor calidad, los excedentes se reducen y los precios son más altos. Así, la producción y los intercambios generan resultados mucho menos beneficiosos para la vida de las personas involucradas en ese complejo económico social.

Bajo estas condiciones, la producción y los intercambios son más bajos porque se limitan los alcances de las economías de escala, se afecta el empleo y el salario de los trabajadores, y se reduce el poder de compra de los mismos. Peor calidad, menos bienes  y mayor precio, es el resultado de una menor competencia, con lo cual el sistema productivo pierde su habilidad para servir adecuadamente a los consumidores y de asignar correctamente los medios de producción en aquello que mejor sirve dichos consumidores. Así se deteriora la capacidad potencial de esa sociedad para producir valor y satisfacer necesidades de sus miembros. La consecuencia es que cada ser humano vive peor.

Igualmente a lo ocurrido con la obstrucción de la acción humana, cuando hay agresión sobre la vida o las propiedades de las personas, su impacto negativo no se hace esperar. Por ejemplo, las restricciones sobre el comercio, además de ser obstructivas son agresivas. El comercio, o intercambio, de bienes es una destrucción ex-antes de derechos de propiedad. Con las restricciones al comercio se impiden contratos, con lo cual se anulan derechos futuros de propiedad, lo que representa una agresión al derecho de propiedad, o sea una destrucción del legítimo derecho sobre la propiedad de los bienes. Esto limita la más conveniente localización de los medios de producción, imponiendo un uso menos productivo y más oneroso para los productores y consumidores de una sociedad. Nuevamente, la consecuencia es que cada ser humano vive peor.

Cuando cada ser humano, en el ejercicio de su responsabilidad, aplica voluntaria y pacíficamente sus aptitudes con el propósito de vivir mejor, de cultivar y perfeccionar su vida, pues entonces el resultado no puede ser otro que la prosperidad económica y social. Es así como la libertad constituye el prerrequisito de la prosperidad. Del mismo modo, el libre albedrío, la paz, la libre producción, el libre intercambio, el libre mercado, la competencia, la propiedad privada de los medios de producción, son todos prerrequisitos de la libertad.Todas estas implicancias, estos prerrequisitos son, condiciones necesarias, fundamentos económicos de la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *